Yemanja, La Reina del Mar

Rituals on the "Day of Yemanja", goddess of water, in Montevideo, Uruguay. (Jason Rothe)Apreta PLAY abajo para escuchar el audio

[audio:http://www.jasonrothe.com/wp-content/uploads/2010/03/YemanjaSong1.mp3|titles=YemanjaSong1|loop=yes|autostart=no]

Yemanjá es uno de los Orishas o Divinidades más veneradas en el orden espiritual de Yoruba que desde tiempos remotos ha sido adorada por millones de africanos.  Posteriormente, en América, personas de todas las razas (negros, mulatos y blancos) se han adherido a su culto, movidos en su mayoría por la fe, otros por superstición o curiosidad.  También se han sumado un gran número de personas en las últimas décadas por razones comerciales.

Conocida como “La Reina del Mar”, pero también de ríos y lagos, Yemanjá es especialmente adorada en la región de Bahía en Brasil.Sin embargo, sus prácticas de culto tienen vigencia en toda la costa Atlántica de América Latina.  En Uruguay y Argentina cuenta con numerosos devotos.

(Fóto galeria.  La historia continua abajo)

El 2 de febrero se festeja en todos los países americanos del Atlántico Sur el día de Yemanyá (Iemanjá, o Jemanjá), Orisha femenino del panteón Yoruba originario de Nigeria y trasladado al continente americano en el período del tráfico de esclavos junto con el resto de sus religiones y costumbres.

Rituals on the "Day of Yemanja", goddess of water, in Montevideo, Uruguay. (Jason Rothe)Siguiendo las prácticas del sincretismo, se identificó con ella a la Virgen María bajo su advocación de Stella Maris, patrona de los navegantes, marineros y pescadores. La deidad quedó trasformada para los afroamericanos en Yemanjá, Diósa que reina en el mar, madre generosa que representa también la fertilidad con muchísimos hijos propios y adoptados, protectora de los barcos, pescadores y dueña de los frutos del mar. Las ofrendas y regalos a la Reina del Mar se realizan para pedir remisión de pena, de dolor o enfermedad.  También prosperidad y protección.  Los regalos incluyen los dulces favoritos de la Reina como la sidra, uvas, sandías y otras frutas, a lo que se suman gustos femeninos como flores, perfumes, joyas, espejos y peines.  Muchos de sus devotos tienen muy pocos ingresos económicos, pero gastan mucho dinero en poner frutos muy frescos y dulces en sus ofrendas.

Ritual offering on the "Day of Yemanja", goddess of water, in Montevideo, Uruguay. (Jason Rothe)En el ocaso del sol las ofrendas son cargadas en barcos miniaturas para navegar las corrientes que pueden llevarlos a la diosa.  Los devotos entran vestidos al agua con miles de cartas de seres queridos, madres y enfermos.  Dice la leyenda que aquellas cartas que son devueltas a la orilla no fueron atendidas por Yemanjá.

Después de dejar sus ofrendas, la gente sale del mar retrocediendo, siempre mirando al horizonte.  En la playa se hace agujeros en la arena para poner velas, a las que cuidan con oraciones y súplicas.  Las festividades continúan durante toda la noche.

Los comentarios están cerrados.